¿Cómo se traslada un dominio?

Trasladar un dominio es el proceso de "transmitir" la gestión desde un registrador a otro.

Un dominio siempre ha de estar registrado a través de un registrador, y el propietario del dominio puede decidir a través de qué empresa quiere gestionarlo.

Para trasladar un dominio, esto es, pasarlo de un registrador a otro se han de cumplir estos requisitos.

1º.- Que hayan pasado un mínimo de 60 días desde que el dominio haya sido registrado, renovado o trasladado.

2º.- Que el dominio esté desbloqueado. El bloqueo (Status Locked) es una medida para evitar traslados no autorizados, al poner un dominio como bloqueado se impide que se pueda trasladar. Este estado se cambia a través del panel de control del dominio o solicitándolo a nuestro proveedor.

3º.- Disponer de los códigos de autorización (EPP Code o AUTH Code). Es un código asociado a cada dominio y que es necesario facilitar al nuevo registrador para que solicite el traslado. Este código se obtiene a través del panel de control del dominio o solicitándolo a nuestro proveedor.

4º.- Que la dirección de e-mail del contacto administrativo del dominio sea válida y operativa y tengamos acceso a ella. Los dominios tienen una serie de contactos (propietario, administrador, técnico y de facturación) con los datos (nombre, teléfono, dirección, e-mail, etc.) de los respectivos responsables (que suelen ponerse los mismos en los cuatro contactos). A la dirección de correo que figure como contacto administrativo llegará la solicitud de traslado que habrá que aceptar.

Con estos requisitos satisfechos el proceso de traslado es muy sencillo: el nuevo registrador solicita (con el código que se le ha dado) el traslado del dominio. En menos de 24 horas se recibe en la dirección de correo del contacto administrativo un e-mail (en inglés) diciendo que se ha solicitado un traslado de dominio y que si se desea aceptar se pulse sobre un determinado enlace. Se acepta el traslado y en menos de 7 días el proceso se completa y el dominio pasa de estar gestionado por el antiguo registrador a estar controlado por su nuevo registrador.

Durante todo el proceso de traslado no tiene porqué dejar de funcionar su página web ni su servicio de correo electrónico.

A veces puede que nos llegue una solicitud de traslado que nosotros no hemos solicitado. Es un truco para que si por error aceptamos el traslado, perdamos el dominio al transferirlo a un tercero. En este caso lo mejor es no hacer nada, si Usted no hace nada cuando le llega un e-mail desconocido o extraño nunca trasladará por error su dominio. Para trasladar un dominio siempre hay que ACEPTAR el traslado, la no-acción supone que no será trasladado. En este caso el no hacer nada, el silencio, nos evita problemas. Por este motivo también es interesante bloquear el dominio y así cualquier solicitud de traslado será rechazada, sólo cuando nosotros realmente deseemos cambiarlo de registrador lo desbloqueamos y completado el traslado lo volvemos a bloquear.

Volver al menú
Presentación
Categoría informacion